GUARDIA CIVIL

¿Qué simbolizan las fasces romana y la espada del actual escudo de la Guardia Civil?

By  | 

Es el símbolo de la Guardia Civil desde 1943, cuando una orden del Ministerio del Ejército sustituyó al que había tenido desde su nacimiento, 99 años antes: una G y una C bajo una corona real, que se sustituyó por una corona almenada, entre 1931 y 1936. La misma del escudo republicano.

La corona representa al Reino de España, que es como se denomina oficialmente nuestro país. La espada encarna la autoridad y la fuerza. Las fasces, por el contrario, simbolizan el Estado al que sirve y del que procede su legitimidad para actuar.

Las fasces (fascis en su raíz latina) era la insignia de los magistrados de la época romana, las autoridades de aquella época, que comprendían a los cónsules, censores, pretores -los jueces romanos-, ediles y cuestores, de acuerdo con la jerarquía.

No tenían un sólo significado, como hoy: miembro de la carrera judicial con categoría superior a la de juez, según la Real Academia de la Lengua.

Las apariciones públicas de los magistrados se llevaban a cabo acompañados por lictores, una suerte de funcionarios que portaban al hombro las mencionadas fasces, que simbolizaban, y recordaban a todos los presentes, la «potestas» (el poder) y el imperium (la capacidad de instrucción y mando) de la persona a la que acompañaban.

Las fasces eran un haz, o manojo, de 30 varas de madera de olmo o de abedul, atadas fuertemente por un cordel rojo de cuero. De su interior asomaba un hacha.

Ante la asamblea del pueblo los lictores bajaban los fasces en señal de respeto; lo mismo hacían los magistrados inferiores ante sus superiores.

Dentro de la ciudad era obligatorio quitar el hacha de los fasces, porque allí el derecho de vida o muerte pertenecía al pueblo.

Durante la República y el Imperio romano fue tan importante como las siglas S.P.Q.R. («Senatus Populusque Romanus», ‘El Senado y el Pueblo Romano’) que portaban sus ejércitos por el mundo o el águila de Júpiter.

Los fasces son, además, uno de los símbolos típicos de la Justicia. Está presente en el Tribunal Supremo español y en la mayoría de los palacios de Justicia de nuestro país, se representa también el poder de sentenciar y castigar de los jueces.

También está presente en uno de los monumentos más cinematográficos de Washington D.C., el Lincoln Memorial, donde se puede ver al presidente sentado en un sillón, cuyos brazos son dos fasces romanos, esculpidos en relieve, y que son un símbolo de la autoridad de la República.

O en el Senado estadounidense, donde, nuevamente, dos fasces flanquean el sillón del presidente.

Lincoln Memorial, monumento conmemorativo creado para honrar la memoria del presidente Abraham Lincoln; los brazos son dos haces de fasces. Confilegal.

En el Parlamento de Virginia, el padre de la nación estadounidense, George Washington, es representado apoyándose en unos fasces, símbolo del nuevo estado que acababa de nacer. Y Francia tiene en el centro de su escudo nacional el mismo símbolo.

George Washington representado con las fasces en el Parlamento del Estado de Virginia. Wikipedia.

Entre 1919 y 1945 el fascismo italiano, a cuya cabeza estaba el antiguo periodista socialista, Benito Mussolini, adoptó las fasces como su emblema y de ellas tomó su nombre.

A diferencia de la svástica nazi, las fasces no fueron olvidadas en el ostracismo por su trayectoria histórica y volvieron a ser lo que siempre fueron: el símbolo de poder y unidad de Estado, al que pertenece y sirve la Guardia Civil.

 

Por Yolanda Rodriguez Y Carlos Berbell
Confilegal

Leave a Reply

O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *